Comparte nuestro contenido

Tres serán las Educadoras de la Lengua y Cultura Indígena (ELCI) que trabajarán en los Jardines Infantiles “Lobito Marino” de Melinka, “Los Cipreses” de Puerto Aguirre y “Rayito de Sol” de Cisnes.

Con el objeto de revitalizar la lengua y cultura Mapuche, Fundación Integra y Conadi firmaron un convenio a nivel nacional para que tres educadoras de Lengua y Cultura Indígena (ELCI) trabajen en jardines infantiles, gracias a una inversión regional de $13.440.000 por parte de Conadi.

En la región de Aysén, los jardines beneficiados son “Lobito Marino” de Melinka, “Los Cipreses” de Puerto Aguirre y “Rayito de Sol” de Cisnes, los que gracias a esta iniciativa, podrán desarrollar un trabajo intercultural, potenciando la cultura y lengua ancestral.

La directora regional de Fundación Integra, Isabel Roncallo Fandiño valoró la puesta en marcha de  este convenio recalcando que “debemos poner en valor la importancia de las culturas milenarias  preservar su cosmovisión”. A la vez destacó que “esta es una oportunidad para todos y esperamos que todo su saber sea traspasado a nuestras comunidades educativas”.

Fortalecer los procesos pedagógicos de recuperación de la lengua y cultura indígena desde la Primera Infancia a través de un proceso de participativo en la que se involucra a la comunidad educativa de los jardines infantiles de Integra es parte de la misión de las ELCi’s.

Claudia Marín Lleucun, profesional de Inclusión de Fundación Integra señala que “las Educadoras de Lengua y Cultura Indígena o Kimeltuchefes, son un recurso humano muy importante para las comunidades educativas ya que a través de su inserción en el aula, favorecen el desarrollo progresivo de la identidad, respeto y conocimiento de la cultura de los niños/as en cada localidad”.

Cabe destacar que serán alrededor de 134 niños, niñas y familias de los jardines infantiles de Integra los que serán beneficiados con esta iniciativa, que además de  fortalecer la calidad del proceso educativo, tiene el objetivo de recuperar y revitalizar la cultura ancestral en las nuevas generaciones de niños y niñas de la región.

“Los conocimientos de la Kimeltuchefe, además, son transmitidos al equipo educativo y familias, generando un fuerte vínculo con la comunidad. El trabajo realizado durante estos años a través del Convenio, nos brinda la oportunidad de relevar la importancia de la cultura de los pueblos originarios, sembrando la semilla de la tolerancia desde la niñez, para avanzar hacia una generación que  respete y valore su cultura y su historia”, expresó Claudia Marín Lleucun.

La directora regional de Integra recalcó que “esperamos que todo el trabajo que desarrollen las ELCIs, en conjunto con las comunidades educativas, permitan fomentar la valoración y el respeto a los pueblos indígenas, y favorecer una educación intercultural como parte esencial del proceso educativo todos de niños y niñas”.

Finalmente, cabe señalar que las Educadoras de Lengua y Cultura Indigena se incorporarán al trabajo que actualmente desarrollan los equipos educativos incorporando experiencias pedagógicas interculturales desde el reconocimiento y la valoración de sus saberes y aportes al proceso pedagógico de sus hijos e hijas.


Comparte nuestro contenido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *