Jue. Jul 2nd, 2020

Ante las declaraciones expresadas por los presidentes de partido de una parte de la oposición, es oportuno hacer un recuento del avance de la implementación del Nuevo Ingreso Familiar de Emergencia a cinco días de la publicación de la ley que lo crea.

Lo primero es agradecer una vez más la confianza de los parlamentarios de Chile Vamos y de diversos sectores políticos que respaldaron una fórmula que nos permitirá beneficiar a más de dos millones de familias en los próximos meses, con un bono de hasta 100 mil pesos por integrante del hogar, no decreciente, para ayudarlas a enfrentar los momentos más duros de la crisis socioeconómica provocada por la pandemia del Covid-19.

En ese sentido, como Gobierno no solamente nos hemos comprometido a trabajar con la mayor celeridad y transparencia en su implementación, si no que también con un sentido de urgencia y foco en las familias, apuntando a resolver y facilitar todas aquellas situaciones que podrían generar dudas sobre como acceder al beneficio, fortaleciendo nuestros canales de información y capacitando a la mayor cantidad de personas involucradas en los procesos de revisión de información en los territorios, y en las comunas, que es donde las personas acuden primero a la hora de actualizar sus datos del Registro Social de Hogares.

Aquí es importante mencionar que la situación socioeconómica de las familias durante la emergencia se construye con la última información disponible de ellas, razón por la cual, la última palabra respecto de los ingresos siempre la tienen los vecinos.

La profundidad de la crisis, la crudeza de sus efectos, y la urgencia con la que debemos actuar, nos obliga a que todos los actores involucrados actuemos con temple, responsabilidad y espíritu de colaboración.

Así lo hemos hecho como autoridades del Ministerio de Desarrollo Social y Familia.

El Nuevo Ingreso Familiar de Emergencia fue concebido bajo este marco de diálogo y entendimiento al que invitó el Presidente Sebastián Piñera entre el oficialismo y la oposición, lo que permitió su despacho del Congreso Nacional el viernes 19 de junio, para su promulgación y publicación en el Diario Oficial el día martes 23 de esta misma semana.

Dos días después, el jueves 25 de junio, concretamos un proceso de pago que permitió realizar la primera transferencia con los nuevos montos aprobados a 404.530 familias, es decir, 1.345.195 personas. Se trata de familias de alta vulnerabilidad, que no tenían ningún ingreso formal en su hogar y que recibieron el primer pago automático del Ingreso Familiar de Emergencia del 23 de mayo, ya que habían sido beneficiarios de otros programas del Estado.

El mismo día de su publicación, el Ministerio de Desarrollo Social y Familia inició un intenso despliegue territorial para difundir y resolver todas las dudas sobre la forma de acceder al Nuevo Ingreso Familiar de Emergencia, abriendo canales de discusión y diálogo con alcaldes, concejales, representantes DIDECO y funcionarios municipales, bancadas de parlamentarios, Intendentes y Gobernadores, sociedad civil y organizaciones comunitarias, tal como se comprometió en la discusión legislativa.

¿El objetivo? Capacitar a actores sociales clave sobre cómo opera el Nuevo Ingreso Familiar de Emergencia y permitir que la información llegue por todos los canales disponibles a las familias que lo necesitan, buscando ampliar el universo de beneficiarios.

Dichas conversaciones han sido lideradas por el propio Ministro de Desarrollo Social y Familia, Cristián Monckeberg, junto a los subsecretarios de Evaluación Social, Alejandra Candia, y de Servicios Sociales, Sebastián Villarreal, quienes sólo durante la última semana se han reunido con los alcaldes, representantes DIDECO y funcionarios de las dos principales asociaciones de municipios: Asociación de Municipios de Chile (AMUCH), y la Asociación Chilena de Municipalidades (ACHM); 265 representantes de parlamentarios y asesores de todas las bancadas del Congreso Nacional, incluyendo al Partido Socialista (PS) y el Partido por la Democracia (PPD), lo que se suma a las capacitaciones de más 4 mil funcionarios de Intendencias, Gobernaciones y municipios, además de reuniones con organizaciones de la Sociedad Civil y otras instituciones del Estado como el Instituto de Previsión Social (IPS), Chile Atiende, Junji y los nueve ministros que integran el Comité Interministerial de Desarrollo Social y Familia.

Además del trabajo mancomunado con distintos actores, los subsecretarios Candia y Villarreal, participaron de las comisiones investigadora de las acciones para enfrentar la pandemia y de Desarrollo Social de la Cámara de Diputados, de tal modo de resolver una serie de inquietudes en cada una de dichas instancias.

Adicionalmente, hemos redoblado los esfuerzos para reducir las barreras de acceso a la ciudadanía tanto en el proceso de solicitud del beneficio como el de actualizar la información de su Registro Social de Hogares. Por ejemplo, para acceder al Ingreso Familiar de Emergencia se estableció como principal mecanismo de rectificación o actualización de datos una declaración jurada de ingresos digital que permite a las familias reportar cambios en sus ingresos de forma rápida y sencilla.

El compromiso de este Ministerio es trabajar con máxima celeridad para concretar los pagos de aquellas familias cuyo beneficio debe ser evaluado al alza, como, por ejemplo, el de aquellas familias que si bien recibieron de manera automática el beneficio el día 23 de mayo pasado, figuran con ingresos formales menores. También para quienes fueron incorporados a partir del segundo aporte, como los adultos mayores de 70 años con Pensión Básica Solidaria de Vejez, personas con Pensión Básica Solidaria de Invalidez, solicitantes de este subsidio que recibieron el primer pago el 10 de junio y personas que apelaron ante un rechazo y cuyas solicitudes sean aceptadas.

Cabe mencionar, además, que la nueva ley amplió los plazos de solicitud del beneficio y apelación, para quienes hayan sido rechazados en el primer pago. El plazo máximo para solicitar el Nuevo Ingreso Familiar de Emergencia se fijó para el día 9 de julio, mientras que el plazo de apelación para el día 3 de julio, manteniendo el 10 de julio como horizonte de pago para quienes postularon a la segunda cuota.

Este compromiso supone un esfuerzo enorme de parte de todos los equipos involucrados en el proceso de pago para llevar tranquilidad a las familias que hoy están pasando momentos difíciles.

Pero también, un despliegue comunicacional, político y territorial que nos permita llegar a cada uno de los chilenos que pueden acceder a este beneficio, tal como se comprometió en la discusión legislativa.

Como Gobierno, estamos conscientes de la magnitud del desafío que nos plantean las crisis sanitaria y económica que nos afecta. Por eso, tal como nos ha pedido el Presidente Sebastián Piñera, seguiremos trabajando con el mayor sentido de urgencia, con transparencia y con las puertas abiertas para recibir las propuestas, ideas o críticas que se estimen necesarias, poniendo por delante siempre el interés y bienestar de los chilenos y sus familias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *